Ladyhawke – Anxiety (Critica del Disco)

Publicado el Martes, 29 de mayo de 2012, por Raúl García

Ladyhawke - Anxiety

Ladyhawke se caracterizó en su primer disco se caracterizó por un manejo genial del sintetizador, que te mandaba de vuelta directamente a los años 80. Cuatro años después de aquel primer trabajo, Ladyhawke regresa con Anxiety y soy sincero, he de decir que, por lo menos a mí, me ha dejado encantado.

En Anxiety, Ladyhawke, hace exactamente lo mismo que en el primer disco. Canciones variadas, con mucho ritmo, con percusiones muy bien puestas y, lo más importante de todo: que se meten en la cabeza y no salen en un buen rato.

Pero –y aquí llega la gracia del disco, y la diferencia con el primero-, se carga los sintetizadores y le da un peso mucho mayor al bajo y a la guitarra, con mucha distorsión, y terminando de rellenar el sonido con un teclado/órgano de fondo, y unos samples bien ubicados. La batería en algún momento de alguna canción hasta llega a ser grungera.  Todo esto hace que sea muy claramente identificable con Ladyhawke, pero que suene bastante diferente a su primer disco. Los años 80 siguen presentes, pero avanza también a los 90.

LadyhawkeLas letras, en la mayor parte de las canciones, no parecen tan duras de lo que en realidad son. El título del disco lo dice todo, Anxiety viene de los dos años de ataque de ansiedad que vivió en el proceso de grabación del disco.

Sin entrar en las obviedades como las claras influencias de Joan Jett y de David Bowie, se ven –y puede ser uno de los motivos por los que me gusta tanto-, las de muchos artistas de su juventud. Vanity es una canción power pop que tiene partes en las que me recuerda al mejor Weezer. The Quick & The Dead me recuerda a Spoon. También asoma Blur, y Vaccine es la mejor prueba. También hago estas comparaciones, para referirme a que, sin salirse de su estilo propio, Anxiety es un disco variado, y desde luego, no se hace nada pesado.

El disco empieza y acaba con dos canciones con mucha fuerza como son Girl Like Me y Gone Gone Gone, aunque tampoco puedo dejar de destacar Cellophane, que me parece una canción brillante. Con una guitarra muy distorsionada sonando por detrás de la voz, y una percusión potente.

En definitiva, uno de los discos que más me han gustado en lo que llevamos de año. Seguramente no es para todos los públicos y, seguramente, en mi línea, estaré exagerando, pero al final la música es lo que te provoca. Y Anxiety, de Ladyhawke me provoca muy buen rollo.

Aquí tenéis el enlace para escuchar el disco en Spotify: Ladyhawke – Anxiety

Y aquí podéis ver el vídeo del primer single del disco, Black, White & Blue:

Ladyhawke – Black White & Blue


¡Compra música y mucho más en FNAC

Responder

Deja tu comentario y sé respetuoso con los demás