Arcade Fire @ FIB 2011 (17-07-11)

Publicado el Jueves, 21 de julio de 2011, por Raúl García

Arcade Fire en el FIB (Foto de la Organización)

Empiezo con una pequeña confesión. Bien cierto es que el concierto del FIB 2011 que más me gustó fue el de los Arctic Monkeys, pero igual de cierto es que únicamente se debe a mi obsesión con los ingleses.

Y es que Arcade Fire me pareció el mejor concierto de todos los que vi en Benicàssim. Los canadienses son un espectáculo en directo. Les he visto en cada una de las giras de cada uno de sus discos, y cada concierto es mejor que el anterior. También, porque en cada concierto van teniendo nuevas canciones que son auténicos himnos.

Ver un No Cars Go, un The Suburbs, un Keep the Car Running, un Ready To Start o un Haiti, es algo que sólo se ve superado por canciones exageradamente buenas como Rebellion –con la que paran antes del bis-, We Used To Wait (¡en que himno se ha convertido esta canción!), y sobretodo, por ver a todo el público tararear con Wake Up. Madre de Dios, que momentazo es esa canción, la primera del bis. Creo que fue lo mejor del FIB junto con I Bet You Look Good on the Dancefloor, de los Monkeys.

Y es que, hay varias cosas que hacen del concierto de Arcade Fire uno espectacular. En primer lugar, ver como se van cambiando de instrumentos. En segundo lugar, ver todos los litros de sangre que se dejan en el escenario para ofrecer un concierto entretenido. En tercer lugar, que las canciones son propicias a ello.

Además, a nivel visual, lo tienen muy bien montado. Hay una pantalla hasta debajo del teclado. Tienen puesto en la parte superior del escenario un luminoso tipo cine clásico americano. Y con estás 5/6 pantallas, van jugando en todo momento. Aparte de eso, como digo, ellos mismos son un espectáculo en sí. No paran quietos en un momento. Regina baila, Win no para quieto, saben jugar con el público: saben ponerlo a aplaudir, a saltar, a cantar, a lo que quieran. Al principio del concierto, informaron de que era el último concierto de esta gira y pidieron la complicidad del público para hacer un buen concierto, a lo que el público respondió como debía.

Particularmente me hizo gracia una referencia a que los Americanos e Ingleses no saben bailar, y nos daba las gracias al 45% de españoles que estábamos en el público –como bien indicó Win Buttler- por animar el cotarro y enseñarles. Obviamente, no me ha visto bailar.

Sólo hubo un par de nubarrones, entre ellos Rococo, canción que funciona muy bien en estudio, pero que en directo, a pesar de sonar bien, me da la sensación de que corta un poco la dinámica y el ritmo del concierto.

En definitiva, un gran concierto, lleno de grandes momentos, con un público entregado y un grupo enorme con una gran actitud. El mejor del FIB.

*Tanto  la foto del artículo, como la imagen de los Thumbnails y el Slider han sido tomadas y son propiedad de la organización del FIB


¡Compra música y mucho más en FNAC

Responder

Deja tu comentario y sé respetuoso con los demás