Arctic Monkeys – Suck It and See (Review)

Publicado el Sábado, 11 de junio de 2011, por Raúl García

Arctic Monkeys - Suck It and See

Cuando apareció Brick By Brick, primer single de Suck It and See, la impresión mayoritaria fue muy negativa. Que si la letra era muy sencilla. Que si la canción era muy básica. Que si estos ya no eran lo que era. Que si tendrían que hacer otro Whatever People Say I Am That’s What I’m Not.

Casi al mismo tiempo anunciaban el tracklist y veíamos Piledriver Waltz, canción que ya habíamos escuchado en el Submarine EP de Alex Turner, y que había gustado. Con la primera se quitaron toda la presión de encima, y con la segunda se medio reivindicaban, una de cal y una de arena.

Entre que la gente ya se esperaba una decepción con alguna canción decente y que ya era su cuarto disco y ya empiezan a tener un bagaje, Suck It and See aparecía sin ningún tipo de presión ni expectativas generadas. ¿Y cual es el resultado final? Los Arctic Monkeys se confirman como uno de los mejores grupos de su generación con un disco maduro, fresco, fácil de escuchar, variado y que roza la perfección, con varias canciones muy memorables. Yo, personalmente, lo habré esuchado ya unas trescientas veces –no estoy exagerando, igual hasta me estoy quedando corto-, y todavía no me canso. Así que, si vas a seguir leyendo, te aviso, prepárate para una serie de adjetivos positivos, exageraciones salvajes y casi una carta de amor a mi grupo favorito.

Suck It and See empieza con una clara declaración de intenciones con She’s Thunderstorms, una canción que empieza con un guitarreo pegadizo y cuando Alex Turner empieza a cantar nos deja la sensación de que estamos a punto de escuchar algo especial durante las próximas doce canciones. Un guitarreo constante y una línea de bajo que se va dando un paseíllo y, como siempre, rozando la perfección con la ya clásica batería de Matt Helders –madre de Dios que batería, sin ningún tipo de duda el mejor batería de Indie del mundo, me atrevería a decir que de la historia, ya que consigue que un género con batería super simple tenga complejidad.

Arctic MonkeysSigue el disco con Black Treacle, otro guitarreo potente y sencillo para empezar, la voz de Mr. Turner y arrancan bajo y batería. Un guitarreo da lugar a un estribillo que se da un aire a los Beatles, sobretodo por unos coros espectaculares. Después, Brick By Brick, me cansé de defender en su momento la canción. Si, es muy sencilla. Si, la letra tiene muchos “Rock ‘n’ Roll”, pero si Morrissey hace una letra sencilla decimos que es tan bueno que hace algo bueno de algo sencillo, ¿por qué no le permitimos a Alex Turner que haga una canción más clásica y sencilla? Me sigue gustando, y en el contexto de Suck It and See, a pesar de ser una de las más flojas del disco – no lo voy a negar-, mejora.

Y así llegamos a uno de los platos fuertes de Suck It and See, una pequeña obra de arte llamada The Hellcat Spangled Shalala, una canción en la que el bajo se lleva gran parte del peso de la canción y las guitarras se te meten dentro, casi acompañando la melodía del bajo, y a una voz buenísima. El clasicismo de cantar un shalala es llevado a la máxima expresión.

Por si esto fuera poco, a continuación llega otra de las que ya habían presentado, Don’t Sit Down Cause I’ve Moved Your Chair, la canción con la letra más tonta de la historia… o una auténtica genialidad. Durante tres minutos, nos cantan una serie de cosas que hacer tremendamente peligrosas –entre otras, bailar la Macarena en la guarida del Diablo-, para decirnos a continuación que no nos sentemos porque nos ha movido la silla. La contraposición en una canción como nunca. Además, una guitarra adictiva y como no, matices y más matices en una batería inigualable.

Y como Matt Helders es un tío al que le gusta fardar, la siguiente canción –Library Pictures- empieza fuerte con la batería, y es acompañada a continuación por todos los instrumentos mucho más subidos del tono, para pegarse un cambio y frenar de golpe para de repente volver a arrancar en una lección de dinámicas rápido-lento.

All My Own Stunts cuenta con la participación del genial Josh Homme, cantante de Queens of the Stoneage, genio de la música y responsable de producir Humbug, en la canción de Suck It and See que más recuerda a su trabajo anterior en lo que quizás es un autohomenaje a su disco anterior, muy criticado por la gente que se esperaba un remake de su primer disco.

Alex TurnerY entonces llega una de las dos mejores canciones de Suck It and See. Empezamos a escuchar un bajo fuerte y nos cantan una Reckless Serenade. Si digo que esta canción es adictiva, espectacular, de una composición excelente, y que tiene una de las mejores letras que he escuchado desde hace tiempo, creo que me quedaría corto. Básicamente nos cuenta la historia de una mujer espectacular que hace que todas las demás pasen desapercibidas. La manera de escribirla, ese tono cínico, lleva el sello de uno de los mejores letristas de la historia: Steven Patrick Morrissey. Como siga así Alex Turner, esta misma frase la utilizaré más adelante refiriéndome a él, porque la frase “llamé para escuchar la voz de la razón, pero me saltó el contestador” es sólo un ejemplo de lo bueno que puede llegar a ser. Si encima, acompañas esta espectacular letra con un guitarreo suave y bonito, un bajo potente y la batería del que nunca falla, el resultado es inmejorable.

Muy difícil lo tenía la siguiente canción para aguantar el tipo, pero Piledriver Waltz es otra pequeña obra de arte. Bajo y guitarras creando una melodía que da un paso más allá del original de Turner en solitario, y una batería que parece que quiere arrancar pero no puede, acompañan a la voz del joven cantante que lleva todo el peso de la canción, ayudando a mejorar –una vez más-, una letra que roza la perfección. Nuevamente tengo que destacar una frase: “si vas a intentar andar sobre el agua, mejor llévate el calzado cómodo”. Solo a un genio…

Love Is a Laserquest baja el tono y se anticipa como una balada que encajará perfectamente en el momento tranquilo de un concierto. Turner hablaba de ella como una canción con mucha influencia country. Yo no la veo por ninguna parte, aunque tampoco es que tenga la más mínima idea de ese género. Es una canción tranquilita, pero que tampoco corta el rollo y demuestra que independientemente de la velocidad que le impriman a una canción, todas son buenas.

La penúltima canción de Suck It and See da título al álbum y es una canción que va mejorando a cada escucha. De primeras fue de las que menos gracia me hizo, ahora mismo es de las que más. Empieza con guitarra y voz para arrancar luego con bajo y batería –recurso muy utilizado en el disco-, y dar paso a una gran canción, con un gran estribillo.

La canción va mejorando según va avanzando para un buen final ciertamente bueno que encaja a la perfección con That’s Where You’re Wrong, la última y –junto con Reckless Serenade- mejor canción del disco. Una melodía que es totalmente imposible de sacarse de la cabeza. Una canción que acaba de sonar y sigues cantando. Una batería sencillamente genial y un bajo guapo, con una gran voz, pero es que, de verdad, no sé como resaltar lo genial de la melodía que hacen las guitarras. Cuando acaba la canción la vuelvo a poner, siempre. La única vez que no la escucho dos veces seguidas es cuando pongo el disco, porque siempre empiezo por That’s Where You’re Wrong y luego ya va el disco entero, porque es una canción que me pone los pelos de punta y la piel de gallina. Y esto será una exageración muy bestia, pero es como lo siento.

Lo mejor de la canción es que resume lo que es el grupo: no se sabe hacia donde van, no te puedes agarrar, son los Arctic Monkeys, si te gustan bien, y si no, pues vale, pues no lo escuches. Les da igual. Ellos hacen su música.

Y su música es variada. No hay dos discos iguales, pero todos son geniales. Todos los miembros son unos músicos excelentes. El cantante es bueno, las dos guitarras sensacionales, el bajista es muy bueno –y en este disco mejor que nunca-, los coros del Nick O’Malley y Matt Helders gloriosos, y la voz de Alex Turner sólo es superada por su capacidad parar escribir una obra de arte tras otra. Suck It and See es un disco variado, bonito, soprendente y fácilmente el disco del año. Fucking A.


¡Compra música y mucho más en FNAC

Responder

Deja tu comentario y sé respetuoso con los demás