Interpol – Interpol (Review)

Publicado el Miércoles, 22 de septiembre de 2010, por Raúl García

Interpol
El nuevo disco de Interpol era uno de los que más esperaba este año. Antes de dar una valoración, he querido escucharlo muchas, muchísimas veces, para tener una idea clara e intentar ser realista, sin exagerar y sin quedarme corto.

Lo cierto es que el disco empieza con Success, una canción buenísima, que hace anticipar un gran disco. El problema está en que después, el disco va hacia abajo. Con una isla en Barricade, otra buena canción, la mayor parte del cuarto trabajo de estudio de los neoyorquinos se hace repetitivo y aburrido.

No es que sea mala música, que no lo es. El problema del disco reside en que no aporta absolutamente nada nuevo. Intentan copiar una formula que ha funcionado, pero sin ningún tipo de imaginación, ni magia, ni frescura, y cuando acaba el disco, no entran ganas de volver a escucharlo. En todo momento le falta ritmo y, aunque las melodías en ocasiones aciertan, puede fallar mucho la velocidad. Insisto, salvan dos canciones de la quema, Barricade nos llega a recordar al Interpol de Antics, aunque no llega al nivel de Not Even Jail, Show Hands o C’mere, por poner tres simples ejemplos. Success podría haber encajado en el Our Love To Admire. El resto de canciones, podrían haber quedado bien de relleno en cualquier disco, pero entre ellas no consiguen un buen efecto ni el resultado esperado.

Y hasta aquí llega el hablar del disco, más que nada, porque no hay mucho más que decir. En cuanto a como deja esto a Interpol como grupo, toca decir que si los dos primeros disco fueron enormes, y el tercero aguantó el tipo, en este, aún con Carlos Dengler al bajo, se desploman bastante. Con el abandono del bajista, la banda pierde a uno de sus sellos de identidad, pero aun así, no me atrevería a decir que Interpol ya no dará más de sí. Sigue siendo un grupo al que vale la pena ir a ver en directo, y creo que este disco no ha de ser tomado como la referencia, pero si como un bache en el camino. La decepción no llega al nivel del tercer disco de The Killers, y mucho menos al tercero de Bloc Party, que me sigue pareciendo uno de los mayores desplomes de la música moderna, pero lo cierto es que Interpol no va a pasar a la historia por este disco y dudo mucho que vaya a ganar nuevos adeptos, así que lo voy a considerar como un accidente.


¡Compra música y mucho más en FNAC

Responder

Deja tu comentario y sé respetuoso con los demás